el preuniversitario era esto

Mucho se puede decir respecto a cualquier cosa y a raiz de esto o más bien, a pito de nada pretendo registrar lo que ¡NO!, mejor no.  Quería contar las desventuras de preuniversitario pero en puntos puedo decir lo siguiente:

  • Mi profesor de matemáticas está jalado.
  • Y yo que le compraba todo al profesor hipster de lenguaje sin querer ver que detrás de su sonrisa de dentista se escondía una actitud catedrática sobre como pedir las cosas, que tan amable ser y lo poco que (según él) sé de eso al respecto.  Craso error fue porque a pesar de picarme y de ver en mi al hijo de Bob Patiño diciendo Vendetta, comprobé que somos bien parecidos, así que nació la enemistad en la relación profesor-alumna.
    En el colegio señores, esto habría sido guerra.  Y recuerdo el atrincheramiento que generamos entre mi docente y yo el último semestre escolar del 2007 cuando él al revisar mis ensayos evaluaba con 10 puntos de 30 con la excusa de que ésto no es una editorial.
  • La profesora de Historia es una mujer envidiable, inteligente, atinada, divertida, entusiasta y además tuvo la suerte de salir bonita.  No sabemos por qué un día nos dijo que su bisabuelo fue chino y que sus familiares aportaron grandes cantidades de dinero para la lucha contra el comunismo en su patria.  Y todo ese dinero será devuelto el día en que caiga el comunismo en China, mientras tanto lleva 25 años esperando el hecho.  Pero no me importa estar ahí cuando eso ocurra.
  • En la clase de matemáticas hay un hippie que tiene una novia hippie y un auto que en realidad es un cacharro azul marino que me pidió que empujara porque estaba en pana, pero yo, una dama, no lo hice y me vine a mi casa con Claudia.  De su novia mucho se puede decir; todo el día pregunta en clases lo que ya fue mencionado y habla cada vez que puede, si hasta de los números opina.  Un día me la topé en el baño y me saludó, y pensé no, me va a hablar y no se va a callar.  Pero me gustó y yo que no le hago asco a la labia comenzamos a divagar y si olvidé todo lo que dijimos fue porque no conoce las pausas y a mí se me olvidaron también.
  • En la vida uno se topa con muchas personas, pero a veces se topa más con unas que con otras.  Quiero decir que hay un alumno que siempre está en la cafetería, en la sala de estudio, en la clase, a la salida, cuando entramos y todos lo ven, como si fuera todaspartesman.  Es muy molesto por lo demás.

Casos comunes para los meses previos a rendir la P.S.U.

Advertisements

Post a Comment

Required fields are marked *
*
*

%d bloggers like this: