La señora del frente

En siete platos plásticos para cada uno de sus hijos la señora del frente picaba siete manzanas para que antes de dormir no se fueran al sobre con el corazoncito descontento y rellenaba con agua recién hervida los guateros de cada cual. Un día no tan cualquiera por curiosas condiciones temporales y espaciales la señora del frente se quemó la diestra mientras sacaba el vapor del guatero del segundo hijo.

Intenso fue el desastre la primera noche sin derecha con los siete hermanos en la cocina preparando los guateros, la mayor el de la menor, la menor el del antepenultuimo con el resto pelando y picando manzanas al son de los somnolientos que destruían vajillas de cerámica. Los vecinos siempre muy curiosos intentando ayudar comenzaron a contar que la zurda de la madre empezó a pensar por sí misma, y que vecino que entraba terminaba siendo perseguido por el cuchillo de la menor y que el que seguía al mayor desquiciadamente los rellenaba con agua hirviendo a ver si así recuperaban el sueño.

Advertisements

One Comment

  1. Posted September 14, 2008 at 10:40 pm | Permalink

    Horrible fue el dolor del mayor de al medio cuando el vecino sin temor ni complacencia, de una patada en la cabeza lo mandó a volar


Post a Comment

Required fields are marked *
*
*

%d bloggers like this: