en educación física

Pienso que si el profesor hubiese estado de frente cuando corrí, yo me habría roto la nariz a propósito a ver si podía tocarle por último el polerón entre medio del caos.  La vez que el caballete de cuatro pisos me venció no me sentí bien; la hiperelasticidad es una mala idea, más aun si no es tu gracia.  Pero lo abracé igual cuando exagerando simulé un sangrado en donde a propósito me puse a llorar.  Lo único que saqué fue que al finalizar la jornada me preguntó si acaso estaba mejor.
Los 15 años que bueno que no volverán.

Advertisements

One Comment

  1. Posted July 29, 2008 at 7:44 pm | Permalink

    pero cachai esa canción dice… vivir aquellos días, de los 15 a los 20. igual no sé que venga ahora, pero estoy segura que será mucho mejor que de los 15 a los 20. esa canción es de mierda. lo digo


Post a Comment

Required fields are marked *
*
*

%d bloggers like this: