digo sí cuando debo decir no.

En mi vida nunca a estado de más el que pasaría si me quedo, o si me voy, o si no digo nada.  ¿Cuánto hay de cierto con que la curiosidad mató al gato? La verdad es que no tengo idea.  No he pillado a gato fallando en su cometido, y es casi como preguntarse que animal corre más rápido, si el ciervo o la gacela.  La gacela por excelencia diria a ojos cerrados, pero si se trata de correr por tu vida creo que es otro cuento.  

¿Por qué digo ésto?, porque en el fondo reconozco ser una persona curiosa y quizás en la misma proporción que usted, lector.  Siempre me quedo un minuto más cuando el resto no quiere verme, como la canción de Dragonette si queremos parecer un poco más modernos mencionando Here I come when I better go, I say yes when I ought to say no.  Quien sabe, mucho ejemplo general rondando.  Este pudo ser un buen post, aunque ya me aburrí de ese garabato.

Advertisements

2 Comments

  1. Posted June 15, 2008 at 8:22 am | Permalink

    qué 1998 tu design

  2. Posted June 20, 2008 at 4:47 am | Permalink

    Deberias ser del “club de los que nunca dicen que no”. Es una especie de secta manipuladora: los miembros se desafían a carretes (de reducida escala) a cualquier hora -11AM día martes, domingo 8AM- y el que dice que NO queda fuera para siempre. Los ultimos en quedar son el presidente, secretario y tesorero.


Post a Comment

Required fields are marked *
*
*

%d bloggers like this: