Se busca

Busco aval que apueste por mí para financiar carrera universitaria.
Interesados, curiosos y demases, ponerse en contacto inmediato antes de las dos primeras semanas de enero de 2009.

Atentamente, yo.

Sobre las cosas que a veces quiero y después no.

Quiero un vestido.
Ahora ya no lo quiero.

¡Ay! las cosas.  Hace mucho que no me obsesiono con un objeto; la última vez que lo hice fue por unas zapatillas por las que trabajé para poder comprar y a los dos meses habian explotado.  De eso hay testigos por montón.

Cuando se trata de las cosas materiales mentiría al decir que donde pongo el ojo pongo la bala.  O el efectivo.

Nunca sé que pedir para navidad.
Ni me deprimo con los catálogos de zapatillas.
Ni recorro cuatro comunas buscando eso que ví y que con esmero tanto espero.
Me averguenza recibir regalos que alguna vez mencioné.

No recibir las cosas que pedía cuando chica dentro de un plazo me hacía infeliz; pero aguantaba y se me olvidaba.

Así hasta hoy y me parece bien, pero si por sorpresa aparecen no es un crimen tampoco.

amor o dinero

Hasta hace dos años cuando me preguntaban amor o dinero, yo respondía dinero.  Hoy puedo decir amor.

el preuniversitario era esto

Mucho se puede decir respecto a cualquier cosa y a raiz de esto o más bien, a pito de nada pretendo registrar lo que ¡NO!, mejor no.  Quería contar las desventuras de preuniversitario pero en puntos puedo decir lo siguiente:

  • Mi profesor de matemáticas está jalado.
  • Y yo que le compraba todo al profesor hipster de lenguaje sin querer ver que detrás de su sonrisa de dentista se escondía una actitud catedrática sobre como pedir las cosas, que tan amable ser y lo poco que (según él) sé de eso al respecto.  Craso error fue porque a pesar de picarme y de ver en mi al hijo de Bob Patiño diciendo Vendetta, comprobé que somos bien parecidos, así que nació la enemistad en la relación profesor-alumna.
    En el colegio señores, esto habría sido guerra.  Y recuerdo el atrincheramiento que generamos entre mi docente y yo el último semestre escolar del 2007 cuando él al revisar mis ensayos evaluaba con 10 puntos de 30 con la excusa de que ésto no es una editorial.
  • La profesora de Historia es una mujer envidiable, inteligente, atinada, divertida, entusiasta y además tuvo la suerte de salir bonita.  No sabemos por qué un día nos dijo que su bisabuelo fue chino y que sus familiares aportaron grandes cantidades de dinero para la lucha contra el comunismo en su patria.  Y todo ese dinero será devuelto el día en que caiga el comunismo en China, mientras tanto lleva 25 años esperando el hecho.  Pero no me importa estar ahí cuando eso ocurra.
  • En la clase de matemáticas hay un hippie que tiene una novia hippie y un auto que en realidad es un cacharro azul marino que me pidió que empujara porque estaba en pana, pero yo, una dama, no lo hice y me vine a mi casa con Claudia.  De su novia mucho se puede decir; todo el día pregunta en clases lo que ya fue mencionado y habla cada vez que puede, si hasta de los números opina.  Un día me la topé en el baño y me saludó, y pensé no, me va a hablar y no se va a callar.  Pero me gustó y yo que no le hago asco a la labia comenzamos a divagar y si olvidé todo lo que dijimos fue porque no conoce las pausas y a mí se me olvidaron también.
  • En la vida uno se topa con muchas personas, pero a veces se topa más con unas que con otras.  Quiero decir que hay un alumno que siempre está en la cafetería, en la sala de estudio, en la clase, a la salida, cuando entramos y todos lo ven, como si fuera todaspartesman.  Es muy molesto por lo demás.

Casos comunes para los meses previos a rendir la P.S.U.

son los besos

Nicole una vez nos contó que cuando podía tomaba una fotografia de personas besándose en la calle, en la cocina o en la comisaria.  Yo le llamé voyerismo.  Ahora me parece bonito.

    Casos y Cosas #perdí la cuenta

    • Cuando despierto y tengo La Metafísica de las Costumbres en frente pienso retomar la lectura en los viajes en bus o en el jardín del Lobo; pero pienso que ninguno de los dos escenarios es lo suficientemente propicio como para hacerlo ahí.  Además que en el bus el pasajero del lado (que no es lo mismo que el último pasajero) intenta leer siempre lo que traes entre manos, porque supongo que no soy la única que lo hace, (o quizás sí).  He pillado gente leyendo cada cosa, como una señora que leía el Popol Vuh y cerraba el libro para pensar y luego continuar.  Cuando yo leí el Popol Vuh lo único que quería era que se acabara o que un rayo partiera mi colegio para no rendir la prueba de tan tamaña historia.
      Y en cuanto al jardín del Lobo, debo reconocer que nunca uso mi jardín a menos que sea para salir o entrar de casa.  Aunque en el fondo, pienso que leer esas obras como del pensamiento lo único que lograrían sería modificar en forma incomprendida para el resto la percepción que podría tener de las cosas, y en forma errónea tomar algunas decisiones.  Pero eso no me ha pasado.  Hay que tener en algunos casos una mente muy débil como para agarrar hilo con la visión de las cosas en un texto.
    • La cultura está en todos lados en todas las formas pero hay áreas que no todos dominamos a la perfección.  Por ejemplo un joven puede tener un conocimiento cabal en el vestir y en el buen vestir, así como también en el ámbito de la comida y es ese el punto que me interesaría tratar.  Ay la gastronomía; cuanto desconocimiento tengo al respecto.  Y sin verguenza reconozco la falta de cultura gastronómica en mis registros, así que lector o lectora, en el eventual caso que usted se comprenda como un as en este campo, me encuentro en el deber de informar que soy materia dispuesta para comenzar a conocer desde lo básico a lo más complejo.
    • Cuando me leo me gusto y me pregunto si acaso alguien más lo hace.  El problema con leerme es que todo lo que digo lamentablemente no va más allá de mi nariz.  Lo que no quiere decir que no pueda ver más allá, pero esta última frase parece casi como si estuviera dando explicaciones al respecto; pero hasta el momento nadie ha reparado en ello, por tanto estoy dando algo así como una pista referida a algún punto débil que pareciera tener pero no, no es así.  Y en el eventual caso que alguien lo haya notado, pensamos igual.
    • Tengo un problema con la palabra EVENTUAL, la uso decenas de veces al día.  Y diría que más por todo lo que hablo.
    • Es sabido que las mujeres hablamos más que los hombres, entonces a un hombre le dices ¿cómo te fue hoy? y te dice “me fue”.  Y cuando me dicen como estoy, respondo lo bueno, lo malo y lo feo, y comienzo a sonar en vez de hablar diciendo blah balh blh blah.  Es un arma para fastidiar.  Al menos así lo hice una vez pero sin querer y quien recuerde este episodio diga yo.

    091008

    Si fueras más alto te diría que podría mirarte esas rodillas tan despegadas del piso que tendrías hasta que (inserte remate aquí).

    Oh playlist; digo Carole.

    El playlist aparte de ser una lista interactiva que impersonalmente corre, comienza a tener sentido cuando vamos por su título y comprendemos a que categoría pertenece. Cuento corto: Lo que quería Carole King se llama el último playlist que acecha mi iTunes. Carole King; ¿por qué Neil Sedaka escribió Oh, Carol?…CONTINUA LEYENDO ACA (Y ESCUCHANDO LAS CANCIONES TAMBIEN).

    el pimentelismo segun catalina pimentel

    el pimentelismo sienta sus bases el dia en que catalina pimentel, o sea yo, decide un nombre que surge una mañana camino a sus aulas.  veamos algunos puntos del pimentelismo en rasgos generales.

    el pimentelismo practica el monogamismo, la buena mesa, la mesa y la barra.  en el pimentelismo no se ora antes de dormir, sino que se piensa solucionando todo problema para asi iniciar un dia en paz en donde las decisiones tomadas la noche anterior se lleven a cabo.  sus fieles piensan todo el dia en forma casi nociva y no terminan con esta actividad.

    no se practica deportes en forma constante excepto en situaciones especiales de esparcimiento y compartimiento (tenemos el caso del futbol en el pimentelismo-felipista).  ocurre que en los ratos de ocio el pimentelismo aconseja el pensamiento y la relajacion en espacios en silencio, posicionando el yo en un punto, y en forma uniforme y al rededor, el resto.  porque el pimentelismo no esta al centro, forma parte del orden de las cosas, el cosmos.

    para no cometer errores en un futuro, querido lector, es un error referirse a los pimentelistas o pimenteles como practicantes del pimentelismo puesto que el pimentelismo no se practica sino que crece en conjunto con el individuo a traves de los ejemplos que ha ido recibiendo, en sus ambiciones y pretenciones.

    retomando, obedece principalmente a la razon y posiciona bajo estas lo que entendemos como los sentimientos, puesto que comprende lo efectivo que es el equilibrio entre los impulsos y lo correcto.

    cabe destacar la benevolencia constante, un ejemplo de esto seria lo siguiente:  un pimentelista se ve en la farmacia cuando un sujeto poco confiable mira sus zapatillas. cuando un pimentelista se encuentra en una situacion de problema, el pimentel agota todo recurso que este a su alcance y si logra salir con exito, logra la realizacion que no lo agranda ni lo hace sentir mas capaz, solo lo deja con la certeza de saber que hizo lo correcto.  por otro lado, si nada de lo que hay a su lado es capaz de ayudar, ahi recien el pimentel recurre a otras personas, y no es porque sea un pretencioso ser que quiera mostrarse independiente, pero el pimentelista no quiere perturbar la paz del otro, menos si puede evitarlo.

    pronto definire el pimentelismo en situaciones puntuales y con los tildes pendientes que aun no se poner con el teclado del macbook.  y no, no me funciono con la tecla alt.

    Posted on: Sun, Jun 1 2008 5:30 PM

    JUNIO

    Oh no, no denuevo.  Me quejo porque me aburro.  Quiero estudiar, leer algo bueno, dejar de pensar en las cosas y mejor comenzar a hacerlas.  No es divertido no tener nada de que escapar en la semana para abstraerte en sábado, para negar un domingo.  Ni hasta tarde puedo dormir, no gasto energia y de que me quejo si yo escogí esto.  Liviana rutina que se asoma.